Saltar al contenido principal

Parroquia de Pabellón de Guadalupe

"Año del Sínodo y la Misión "

Inicio  Presentación  Servicios Parroquiales  Enlaces  Contacto   
La primera Capilla
Primeros Capellanes
Decreto de Erección
Capellanias y encargados
Historia breve del Templo
Segundo Párroco
Tercer Párroco
Ubicacion geográfica
 

 PRIMER PÁRROCO

DE LA PARROQUIA DE

PABELLÓN DE GUADALUPE.

        Sr. Cura Pbro. Don José Gertrudris Ramos Becerra.
 

Fue nombrado Vicario ecónomo de la nueva Parroquia de Pabellón de Guadalupe el día primero de Diciembre de 1959, tras haberla atendido a partir de septiembre de 1942 como Vicaría Fija de Rincón de Romos. El día 2 de Marzo de 1961 recibió el nombramiento de Párroco amovible de la feligresía de Pabellón según constan las actas conforme al decreto 105 del segundo Sínodo Diocesano de Aguascalientes, por el Excmo. Sr. Obispo Don Salvador Quezada Limón. Fue el primer párroco de esta querida parroquia; su tenaz entrega y su determinante celo pastoral, lo impulsó no solo en la formación de la parroquia, sino también en el nacimiento de un pueblo. En el fiel servicio al evangelio y sus feligreses, preocupado por los desafíos atenuantes de aquellos tiempos, fue constructor del colegio Guadalupe Victoria, cofundador del Hospital General, fundador del Asilo de Ancianos y Constructor del Templo Parroquial de Guadalupe y de la mayoría de capillas foráneas. Aún con más cuantía se preocupó por propiciar el encuentro con Dios y el amor a María Santísima de Guadalupe, transmitió el fervor a un pueblo y por su sagrado sacerdocio, muchos ahora formamos parte de esta Iglesia.

Con gran admiración reconocemos su gran visión como párroco, su genio y proyección hacia el futuro. Desgastó su vida en el servicio a sus hermanos hasta que la sombra de los años y la enfermedad le permitieron.

Concluyó su apostolado fue relevado de sus cargos el 25 de Octubre de 1993 para convertirse en Sr. Cura Emérito. Llamado por el señor a compartir la morada eterna, el día 10 de Septiembre del año 2002 a sus 99 años de edad. Para mayor gloria de Dios sus restos yacen fundidos como pilar que cimienta su amada parroquia, en esta memorable y perpetua edificación en honor a Nuestra Señora de Guadalupe, en espera de resurrección eterna.

Ir a página de Inicio